El submarino británico HMS Audacious completó una misión de 363 días en el Mediterráneo.

El submarino nuclear británico HMS Audacious, uno de los cuatro de la clase Astute entregado a la Royal Navy, ha completado recientemente una misión en el Mediterráneo oriental que duró 363 días, lo que es bastante inusual, ya que los submarinos nucleares no suelen estar en misiones tan largas. Durante todo este tiempo, el submarino participó en varias operaciones de la OTAN y bilaterales y, según la Royal Navy, los submarinos de la clase Astute pueden navegar alrededor del mundo mientras generan oxígeno y agua potable para su tripulación. Durante la misión, el submarino tuvo que realizar algunas paradas para permitir que la tripulación descanse y hacer algunas operaciones de mantenimiento, como la eliminación de las balanes que pueden adherirse a la superficie del submarino.

Aunque se desconocen detalles específicos de la operación, el comandante del HMS Audacious destacó la capacidad del Reino Unido para proporcionar una respuesta furtiva, flexible y proporcional en cualquier situación que se presente. Además, hizo hincapié en la importancia del apoyo de las familias de los submarinistas.

En términos técnicos, el HMS Audacious pertenece a la clase Astute, que tiene capacidad para la guerra submarina y puede llevar a cabo patrullas de misiles balísticos. Tiene una longitud de 97 metros, un diámetro de 11,3 metros, una velocidad máxima de más de 30 nudos y tiene capacidad para permanecer en el mar por meses gracias a su sistema de generación de oxígeno y agua.

El éxito de esta misión demuestra la capacidad de la Royal Navy para operar submarinos nucleares de larga duración en condiciones adversas y la importancia del mantenimiento y la limpieza de los submarinos para mantener su furtividad y capacidad operativa.

La misión del submarino nuclear británico HMS Audacious en el Mediterráneo oriental durante 363 días ha demostrado la capacidad de los submarinos nucleares de la clase Astute para realizar operaciones de larga duración, aunque también ha destacado la necesidad de realizar operaciones de mantenimiento regular. La Royal Navy ha destacado la importancia del apoyo familiar y la capacidad del Reino Unido para proporcionar una respuesta furtiva, flexible y proporcional en cualquier situación. El éxito de esta misión demuestra la capacidad de la Royal Navy para operar submarinos nucleares de larga duración en condiciones adversas y la importancia del mantenimiento y la limpieza de los submarinos para mantener su furtividad y capacidad operativa.