Rusia lanza misiles balísticos hipersónicos Kh-47M2 Kinzhal en el último ataque

Los residentes de Ucrania se despertaron con un sobresalto el día de hoy, cuando una serie de explosiones sacudieron varias ciudades del país. Estas explosiones fueron causadas por los misiles hipersónicos Kinzhal, lanzados por Rusia, que impactaron edificios residenciales, infraestructura crítica y un gasoducto en Kiev. Este es el primer uso de estas armas de alta velocidad en suelo ucraniano, lo que ha generado preocupación sobre una posible escalada en el conflicto.

Explosiones causadas por estos misiles de alta velocidad dejan un rastro de destrucción e incertidumbre en el país

De acuerdo con los informes, al menos 16 civiles resultaron heridos y una anciana perdió la vida a causa de los impactos de los misiles en los edificios. Además, se han reportado ataques aéreos en otras partes de Ucrania, con una persona fallecida y más de 20 heridas en la ciudad de Kharkiv. Estos ataques han causado un clima de ansiedad y miedo entre la población.

El ejército ruso ha utilizado anteriormente los misiles Kinzhal durante la guerra ruso-ucraniana, destruyendo supuestos depósitos de armas y combustible. Sin embargo, este último ataque marca un cambio significativo en la situación, ya que los misiles han sido utilizados directamente contra zonas urbanas y civiles. Esto ha despertado la preocupación de la comunidad internacional, que teme una escalada en el conflicto y sus consecuencias.

«Los misiles Kinzhal son armas importantes y difíciles de defenderse.», señaló el presidente estadounidense Joe Biden en una declaración oficial. Es evidente que la situación en Ucrania es volátil y requiere una respuesta concertada de la comunidad internacional.

En respuesta a un misil ruso que ingresó brevemente en su espacio aéreo, Polonia ha desplegado aviones de combate. Esto ha generado una mayor preocupación sobre la posibilidad de que el conflicto se extienda a otros países vecinos. La tensión en la región sigue aumentando y es necesario tomar medidas para evitar una escalada aún mayor del conflicto.

El misil balístico hipersónico Kinzhal, también conocido como AS-24 Killjoy, tiene un alcance de 460 a 480 km y una velocidad máxima informada de Mach 10. Es capaz de transportar ojivas convencionales o nucleares y puede ser lanzado por bombarderos Tu-22M3 o interceptores MiG-31K. Estos misiles se despliegan en bases aéreas rusas y están en servicio desde diciembre de 2017.