Marruecos adquirirá 200 vehículos blindados Otokar Cobra II

Las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos han encargado a la empresa de defensa turca Otokar la adquisición de 200 vehículos blindados Cobra II, en un acuerdo valorado en 136 millones de dólares que también cubre los repuestos esenciales, el soporte de mantenimiento y la capacitación para los operadores de vehículos.

Según fuentes oficiales, la entrega de los vehículos está prevista que comience a finales de 2024 y finalice en 2025. La adquisición de estos vehículos tiene como objetivo reforzar la capacidad de la defensa y seguridad de Marruecos.

Los vehículos blindados Cobra II, fabricados por la empresa turca Otokar, son utilizados principalmente para operaciones de seguridad, mantenimiento de la paz y protección de fronteras. Este modelo cuenta con un motor diésel de seis cilindros y tiene capacidad para transportar hasta nueve personas, incluyendo al conductor y al comandante.

El diseño del Cobra II se centra en la integración modular de armas y defensa, lo que le permite adaptarse a tecnologías más nuevas y aumentar su potencia de fuego y defensa. Además, su armadura protegida contra emboscadas y resistente a las minas lo convierte en una contramedida eficaz contra artefactos explosivos improvisados y minas terrestres.

Esta adquisición de vehículos blindados Cobra II se enmarca en el compromiso de Marruecos de contribuir a las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. Según informes, alrededor de 20 vehículos serán desplegados en estas operaciones.

El ministro de Defensa de Marruecos, en declaraciones sobre esta adquisición, destacó la importancia de fortalecer las capacidades de las Fuerzas Armadas Reales y afirmó que estos vehículos blindados Cobra II contribuirán al cumplimiento de la misión y responsabilidades del país en cuestiones de seguridad y defensa.

Expertos en defensa y seguridad han mostrado su opinión sobre la adquisición de los vehículos blindados Cobra II por parte de Marruecos. Algunos destacan que esta inversión en capacidades defensivas y de seguridad es necesaria para garantizar la estabilidad y protección del país.

Por otro lado, algunos detractores de esta adquisición señalan que Marruecos debería centrar sus recursos en otros ámbitos prioritarios, como el desarrollo económico y social del país.