El ejército británico prueba drones armados para evaluar opciones de ataque en guerra urbana

En una campaña de prueba sin precedentes, el ejército británico ha llevado a cabo una serie de pruebas para evaluar las opciones de ataque en entornos urbanos utilizando drones armados. Esta nueva tecnología está ganando rápidamente popularidad en el ejército británico, y según fuentes del Ministerio de Defensa (MoD), se espera que desempeñe un papel crucial en las operaciones de reconocimiento y ataques de precisión. A través de estas pruebas, el ejército está adquiriendo una valiosa experiencia y conocimientos para optimizar su eficacia en futuros conflictos urbanos.

Objetivo apoyar y mejorar las operaciones militares en áreas urbanas

El ejército británico ha aumentado rápidamente el número de drones armados que vuelan en el espacio aéreo del Reino Unido. Estos drones, equipados con tecnología de reconocimiento y herramientas de ataque de precisión, tienen como objetivo apoyar y mejorar las operaciones militares en áreas urbanas. Su capacidad para identificar y atacar personal desmontado y montado ha sido probada con éxito en Ucrania, donde este tipo de tecnología es frecuentemente utilizado.

Según el Ministerio de Defensa, hasta el año 2022, el ejército británico había utilizado exclusivamente drones armados D40 de Defendtex en el espacio aéreo del Reino Unido. Sin embargo, como parte del Experimento de Guerra del Ejército (AWE), se han introducido seis tipos adicionales de drones armados y «efectores letales unidireccionales». Estos incluyen los drones Rotem de Israel Aerospace Industries (IAI) y los Exploratores de Rheinmetall, entre otros.

Las pruebas llevadas a cabo durante este experimento han involucrado una amplia gama de soluciones, incluyendo el Strike One de Aether y el pequeño UAS Wolverine de XTEND. Además, se han utilizado los UAS híbridos Hydra de Hybrid Drones, que funcionan con una combinación de turbina eléctrica y motor a reacción, así como los UAS pequeños y económicos Midge de Wright Airborne Computing.

El Experimento de Guerra del Ejército ha tenido lugar en el Área de Entrenamiento de Salisbury Plain (SPTA) en Wiltshire, y su principal objetivo es optimizar la eficacia del ejército británico en entornos urbanos. Durante el evento, se han generado evidencias creíbles para la explotación y la formación de equipos hombre-máquina. El Ministerio de Defensa ha utilizado su centro de experimentación interior y no tripulado para ampliar el alcance de las pruebas.

Una de las pruebas realizadas incluyó el uso de una munición merodeadora en un campo de tiro del Reino Unido. Aunque no se espera que estas municiones se adquieran en nuevos programas de registro, se están probando con el objetivo de influir en los requisitos futuros. Es importante destacar que el programa de municiones merodeadoras Fire Shadow del Ministerio de Defensa fue cancelado en 2017, pero recientemente se ha completado una venta militar extranjera para la familia de municiones merodeadoras Switchblade de Aerovironment.

El ejército británico está aprendiendo valiosas lecciones de la guerra en Ucrania, donde el uso de municiones merodeadoras y drones armados es común. Esto está llevando a una reconsideración de los sistemas no tripulados y a una mayor atención a las lagunas en las capacidades de inteligencia, vigilancia, focalización y reconocimiento (ISTAR).

En un esfuerzo por modernizar y fortalecer sus capacidades militares, el Ministerio de Defensa ha lanzado el concepto Future Soldier, que invertirá £41,3 mil millones en adquisiciones y apoyo para el ejército británico hasta 2030.

Estas pruebas de drones armados representan un hito significativo en el desarrollo del ejército británico. Sin embargo, también plantean preguntas importantes sobre la ética y el uso responsable de esta tecnología en conflictos urbanos y su impacto en la vida de los civiles. A medida que las capacidades de los drones armados continúan evolucionando, es fundamental que los protocolos y regulaciones adecuados estén en su lugar para garantizar el cumplimiento de normas y proteger los derechos humanos.