Canadá elige oficialmente el avión de patrulla marítima P-8 Poseidon de Boeing

El avión P-8 Poseidon fortalecerá la capacidad de defensa de Canadá en la creciente militarización del Ártico

En un importante anuncio, el gobierno de Canadá ha seleccionado oficialmente el avión de patrulla marítima P-8 Poseidon de Boeing como su próximo avión de patrulla marítima (MPA). Este acuerdo de fuente única, valorado en alrededor de $5.900 millones, incluye 14 P-8, equipo asociado y mantenimiento inicial. El P-8 Poseidon reemplazará al CP-140 Aurora en la función MPA de la Real Fuerza Aérea Canadiense (RCAF), fortaleciendo así la capacidad y preparación de defensa del país. Se espera que la entrega del primer avión comience en 2026, y todos los aviones P-8 canadienses sean entregados en el otoño de 2027.

El avión P-8 Poseidon es un avión multimisión con capacidades de guerra antisubmarina, guerra antisuperficie, ISR y búsqueda y rescate. Su selección permitirá a Canadá mantener una presencia efectiva en el Mediterráneo Oriental y en el África Occidental, donde la actividad naval y las tensiones geopolíticas están en aumento. Además, el P-8 Poseidon facilitará la interoperabilidad y las sinergias operativas con otros países aliados de FIVE EYES que también operan este avión.

«La adquisición del P-8 Poseidon fortalecerá nuestra capacidad de defensa marítima y nos permitirá mantener una presencia efectiva en áreas de creciente importancia estratégica». – Oficial de la Real Fuerza Aérea Canadiense (RCAF).

Esta decisión estratégica por parte de Canadá es especialmente relevante debido a la creciente militarización del Ártico. Con la disminución del hielo marino en la región, se espera un aumento de las actividades marítimas y la necesidad de patrullar y vigilar el área. El P-8 Poseidon proporcionará a Canadá una valiosa capacidad de patrulla marítima y operaciones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) en esta región crítica.

El proceso de selección del avión de patrulla marítima para Canadá ha sido complejo. Inicialmente, se consideró la posibilidad de adquirir aviones F/A-18E/F Super Hornets de Boeing como una medida interina, pero debido a una disputa económica entre Boeing y Bombardier, Canadá decidió alejarse de esa compra. En cambio, el gobierno canadiense ha otorgado a Boeing el contrato para el P-8 Poseidon, lo que refuerza la colaboración entre Canadá y los Estados Unidos en materia de defensa.

Boeing confirmó que el gobierno canadiense ha firmado una carta de oferta y aceptación de ventas militares extranjeras para «hasta 16» aviones P-8A Poseidon. Además del acuerdo de adquisición, Boeing deberá realizar inversiones específicas en la industria canadiense para apoyar el crecimiento del sector aeroespacial y de defensa del país.

«El P-8 Poseidon será un activo crucial en nuestras operaciones de patrulla marítima en el Ártico, donde la vigilancia y el patrullaje efectivos son cada vez más necesarios». – Representante del Ministerio de Defensa de Canadá.

Esta elección del P-8 Poseidon como el avión de patrulla marítima de Canadá marca un hito en la capacidad de defensa del país. Canadá ahora estará equipado con una aeronave moderna y versátil para enfrentar los desafíos marítimos y de seguridad en un entorno geopolítico cada vez más complejo.

La creciente militarización del Ártico ha sido motivo de preocupación para Canadá y otros países de la región. Con la disminución del hielo marino, se espera un aumento en las actividades militares y de seguridad en esta región estratégica. El P-8 Poseidon proporcionará a Canadá una mayor capacidad de patrulla marítima y operaciones de ISR, lo que es esencial para vigilar y proteger los intereses nacionales en este entorno cambiante.

El avión P-8 Poseidon es ampliamente utilizado por otros países aliados, incluidos los Estados Unidos, Australia y el Reino Unido. Su capacidad de operar en misiones variadas y su interoperabilidad con otros sistemas y países hacen que sea una opción confiable y eficiente para Canadá.

La adquisición del P-8 Poseidon también tiene implicaciones económicas. Boeing deberá realizar inversiones específicas en la industria aeroespacial y de defensa de Canadá, lo que apoyará el crecimiento y desarrollo de este sector en el país. Esto generará empleos y fortalecerá la capacidad de Canadá para desarrollar tecnología y sistemas de defensa avanzados.